Untitled Document

Batalla de Puebla

LA BATALLA DE PUEBLA 5 DE MAYO 1862

 

Inicio Fotos Videos

 

VS

 

 

La Batalla de Puebla fue un combate librado el 5 de mayo de 1862 en las cercanías de la ciudad de Puebla, entre los ejércitos de laRepública Mexicana, bajo el mando de Ignacio Zaragoza, y del Segundo Imperio Francés, dirigido por Charles Ferdinand Latrille, conde de Lorencez, durante la Segunda Intervención Francesa en México, cuyo resultado fue una victoria importante para los mexicanos ya que con unas fuerzas consideradas como inferiores lograron vencer a uno de los ejércitos más experimentados y respetados de su época. 

 

Pese a su éxito, la batalla no impidió la invasión del país, sólo la retrasó, sin embargo, sería la primera batalla de una guerra que eventualmente México ganaría. Los franceses regresarían al siguiente año, con lo que se libró una segunda batalla en Puebla en la que se enfrentaron 35 mil franceses contra 29 mil mexicanos (defensa heroica que duró 62 días), y lograrían avanzar hasta la Ciudad de México, lo que permitió establecer el Segundo Imperio Mexicano.

Finalmente, ante la incapacidad de consolidar un imperio y después de perder 11 mil hombres debido a la actividad guerrillera que nunca dejó de subsistir,1 los franceses se retiraron incondicionalmente del país en 1867.

 

 

Biografia Ignacio Zaragoza

Ignacio Zaragoza nació en el poblado de la Bahía del Espíritu Santo, en el estado de Coahuila y Texas. Fue el segundo hijo de Miguel Zaragoza Valdés, de Veracruz, y María de Jesús Seguin Martínez, de San Antonio de Béxar, esta última pariente de Juan José Erasmo Seguin. Cuando los rebeldes texanos, apoyados por los Estados Unidos de América, ganaron la Guerra de independencia de Texas, Miguel Zaragoza, que era soldado de infantería, se mudó con su familia desde la ciudad Presidio de La Bahía de Espíritu Santo (hoy Goliad, Texas), donde había nacido su hijo Ignacio, a la ciudad de Matamoros en 1834, y posteriormente, en 1844, a la ciudad de Monterrey, donde Ignacio entró al seminario, estudios que abandonó en 1846, convencido de que no tenía vocación sacerdotal.

Cuando las fuerzas francesas de Napoleón III invadieron México para imponer como emperador aMaximiliano de Habsburgo, Zaragoza, con el rango de general y al mando del Ejército de Oriente, las enfrentó en Acultzingo en la llamada Batalla de Las Cumbres, el 28 de abril de 1862, siendo obligado a retroceder. Zaragoza comprendió la posición defensiva y favorable que tenía la ciudad de Puebla, paso obligado para ir a la Ciudad de México.

Al amanecer del 5 de mayo de 1862, el Gral . Ignacio Zaragoza arenga a sus soldados: "Nuestros enemigos son los primeros soldados del mundo, pero vosotros sois los primeros hijos de México y os quieren arrebatar vuestra patria". Ordena a Miguel Negrete dirigir la defensa por la izquierda; aFelipe Berriozábal por la derecha y a Porfirio Díaz que esté junto a él. Tras varias horas de lucha, la batalla no se decide, se enfrentan cuerpo a cuerpo mexicanos y franceses, finalmente, los invasores se retiran mientras Zaragoza grita: "Tras ellos, a perseguirlos, el triunfo es nuestro".El ejército francés considerado el mejor del mundo en ese tiempo, un ejército profesional, con la fama de haber ganado batallas en Argelia (Legión Extranjera) y de haber entrado al río Mekong en la Indochina Francesa (hoy Vietnam),al mando del General Conde de Lorencez, era derrotado estrepitosamente. Los índígenes zacapoaxtlas, con machete y cuchillo en mano, los persiguieron y acabaron con muchos soldados franceses, suavos(tropa élite del ejército francés), belgas, que formaban parte de la invasión. Cuando en Europa se supo la noticia de la derrota del ejército francés, el mejor del mundo en México, hubo dolor, terror e histeria, dado que ningún país había humillado tanto a los franceses. Tenían 50 años que el ejército francés no era derrotado, dado que la última vez había sido en la Batalla de las Naciones (Waterloo) en el año 1815 con la derrota de Napoleón Bonaparte. Se elevaron voces de protesta por los intelectuales de ese país,´políticos que estaban en contra de la invasión a México y pueblo en general. Mientras tanto Inglaterra y España, sonreían con beneplácito de la derrota francesa.